El método de los cursos de autoconocimiento:

Método autoconocimiento

Durante el tiempo que está activo un proceso de rumiación, resulta difícil centrar la atención en cualquier otra cosa que no sea la experiencia estresante. Por tanto, para poder alcanzar con más facilidad un estado de atención plena y potenciar sus efectos beneficiosos, es necesario aprender un procesamiento de las experiencias estresantes que concluya con la aceptación y comprensión de las mismas en un breve espacio de tiempo, y que mejore la habilidad para resolver problemas.

El procedimiento central de los cuatro cursos de autoconocimiento, es un entrenamiento del mencionado procesamiento alternativo, utilizando para ello todas las experiencias estresantes vividas por los participantes, hasta que pueda ser aplicado en la vida cotidiana de forma automática después de un suceso o situación estresante.

La consciencia de experimentar una emoción desagradable y del esfuerzo empleado para dejar de atender a la experiencia estresante (tanto en la vida cotidiana, como durante la práctica de la meditación), son utilizadas como señales internas, indicativas de que ha de iniciarse este proceso de afrontamiento dirigido hacia la solución del problema que genera el estrés y que consta de tres etapas:

1ª.- A través de una meditación guiada, se focaliza la atención en la emoción experimentada: se identifica, se observan las sensaciones corporales asociadas y el estímulo que la desencadena. En todos los cursos se enseña el valor adaptativo de las emociones desagradables para modificar la actitud básica hacia las mismas, pasando de un “no querer” a otra de “apertura”.

2ª.- Los participantes de los cursos aprenden a discriminar, en cada caso concreto, si la emoción es la experiencia directa de un suceso o situación externa, o es consecuencia de un juicio o idea preconcebida sobre la experiencia. Si se trata de esto último, también aprenden a identificar el patrón mental automático del que se deriva dicho juicio y, en los cursos en los que se trata un tipo específico de enfermedades, si dicho patrón ha podido contribuir, según la investigación científica, a desencadenar y mantener la enfermedad que padecen.

3ª.- Los participantes aprenden a dar una respuesta adecuada al problema que genera su malestar emocional:

  • En los casos en los que la emoción es consecuencia de un juicio, puede ser suficiente percatarse de su aparición (cada vez que suceda) y tener una consciencia clara de que no es un reflejo válido de la realidad, para que el malestar emocional desaparezca.

  • Puesto que los casos en los que la emoción surge de un conflicto relacional representan una buena parte del sufrimiento global, se lleva a cabo un entrenamiento de habilidades sociales de asertividad, para dotar a los participantes de recursos personales que les permitan resolver conflictos, mejorar las relaciones con los demás y preservar los efectos positivos del apoyo social sobre la salud.